Desde un punto de vista fisiológico, la tos es una maniobra forzada de expulsión de aire de los pulmones que se puede producir como reflejo o como acción voluntaria.

Es a través de la tos como logramos expulsar el aire de los pulmones con el fin de despejar las vías respiratorias de la presencia de cualquier material: moco, agentes patógenos y sustancias inhaladas de carácter nocivo o irritante, por lo que representa un mecanismo de defensa primario para la protección de las vías aéreas y para el fisiológico funcionamiento del aparato respiratorio.

Aboca