• beber muchos líquidos con regularidad: agua, zumos, tisanas templadas poco azucaradas o, preferentemente, endulzadas con miel (las bebidas templadas limitan la irritación de las vías respiratorias superiores y fluidifican el moco, lo que facilita su eliminación);
  • limpiar a fondo la nariz, varias veces al día y, especialmente en los niños, usar una solución fisiológica;
  • bañarse o ducharse normalmente. Los procedimientos de higiene habitual en un ambiente templado y utilizando agua a una temperatura adecuada no son peligrosos, es más, pueden ayudar a humidificar las mucosas de las vías respiratorias;
  • evitar los cambios bruscos de temperatura;
  • durante la noche, usar pijamas ligeros; no exagerar con mantas y edredones;
  • vestirse a «capas» protegiéndose con bufandas, guantes y gorros de lana cuando se sale de casa y solo cuando la temperatura exterior es muy baja;
  • abrir las ventanas para permitir la ventilación de la vivienda.
consigli01
consigli02
consigli03
Aboca