• no hay que subestimar una tos persistente y molesta que puede causar una mayor irritación, e intervenir de manera oportuna;

• no subir demasiado la temperatura dentro de la vivienda. La ideal es alrededor de 18-20 grados;

• evitar el aire muy seco; si es necesario, utilizar un humidificador para restablecer el nivel ideal;

• no exponerse al frío cuando se está muy sudado;

• no fumar ni permanecer en zonas donde haya humo de tabaco.

Aboca