Recientes estudios han demostrado que la tos, y sobre todo la tos aguda, está relacionada con una inflamación de la mucosa localizada principalmente a nivel de las vías aéreas superiores.

Proteger la mucosa de los agentes irritantes y de las mismas sustancias producidas a causa de la inflamación representa un innovador enfoque terapéutico para la gestión de la tos y una alternativa respecto a las intervenciones de tipo farmacológico.

Un instrumento terapéutico eficaz debe ser capaz de modular el síntoma de la tos sin anular su función fisiológica de defensa.

Esto resulta posible actuando simultáneamente en dos frentes:

  • en la inflamación, mediante la formación de una barrera protectora que impide el contacto con los agentes externos irritantes y atenúa el efecto nocivo de los radicales libres producidos por la infección gracias a la intervención de sustancias antioxidantes;
  • sobre el moco, haciéndolo más fluido y fácil de eliminar por los mecanismos fisiológicos correspondientes mediante el descenso de la tensión superficial y una mayor hidratación.
Aboca